Principios éticos

27 de enero, 2014 - Opinión - Comentar -

El jueves pasado, mientras repasaba los blog, me encontré la reseña de una nota en la que AP (Associated Press) anunciaba que rompía vínculos con el fotoperiodista Mexicano Narciso Contreras, que junto a otros cuatro periodistas de la agencia, habían conseguido el prestigioso premio Pulitzer de fotografía por su trabajo en Siria.

 

La nota difunde la siguiente imagen, en la que se puede ver como el fotógrafo, que a día de hoy ha reconocido ya los hechos, clona la fotografía para hacer desaparecer la cámara de video de un compañero.

 

 

Independientemente de la intencionalidad que haya podido alegar el fotógrafo, en este caso coincido claramente con la posición de la agencia, que ha censurado de manera fulminante la violación de las normas éticas que la rigen. Lo siento mucho, pero no puedo solidarizarme en este caso con el fotógrafo por muchas explicaciones que haya dado. La razón por la que se manda a un corresponsal a un lugar es para tener una imagen real de la situación. Después de todo, un fotógrafo ya tiene bastante control sobre el resultado final según la manera en la que componga o el instante que seleccione. Si pierdes una foto por un detalle técnico imprevisible como este, pues se hace otra o se descarta.

 

Pero jamás se manipula.

 

Ver anterior Ver siguiente
Últimas entradas
Categorías