Palomiteando con Los Juegos del Hambre: En Llamas

24 de November, 2013 - Off Topic - Kommentar -

 

Cartel de Los Juegos del Hambre: En Llamas.

 

Hoy me lo he pasado realmente bien en el cine. ¿Bien como en Pacific Rim o Scott Pilgrim? Evidentemente no. Hoy tocaba ver una película que, a pesar de estar catalogada como una de esas terribles sagas adolescentes no tiene en absoluto nada que ver con eso.

 

Era el día de Los juegos del hambre: En llamas

 

Quien me conoce sabe que yo no le pido al cine mucho más que darme la ocasión de comer palomitas como un tarado en una sala que funcione al ciento por ciento, pero desde luego que hoy me han quedado sus buenos dos dedos en el bol. Creo que la película ha cumplido su función y se ha superado un poco en las expectativas que tenía.

 

Cierto es que la primera me pareció un poco desilusionante. Mas allá de la interesante crítica social del Pan y Circo que planteaba, tan apropiada para la sociedad en la que nos ha tocado vivir, los contínuos movimientos de cámara y esas escenas de acción que se me antojaban torpes, podrían haber pasado si no fuese por la absoluta ausencia de la parte de la trama que mas interés me había suscitado en los libros. El levantamiento de las clases obreras contra la explotación ridículamente descarada de ese distrito central que no era más que la extrapolación de los excesos mas delirantes, concretadas en la deslumbrante sonrisa de ese Caesar Flickerman tan inolvidablemente interpretado por Stanley Tucci. Y no me olvido del contrapunto sensato, un sorprendente Lenny Kravitz que ha conseguido equilibrar la balanza de esa sociedad tan extravagante con un muy creíble Cinna que pensé me iba a costar reconocer en pantalla.


Sin embargo, los defectos de la primera película, En Llamas los convierte en virtudes. Veo una historia mas hecha, unos cortes del libro mas ajustados al lenguaje cinematográfico (Por favor, GRACIAS por disminuir el elemento pastel del relato) y un ritmo que me ha hecho pensar a partes iguales que el tiempo se ha curvado tanto que los 146 minutos que dura no se han notado en absoluto, mientras que el año que se presenta esperando la continuación de la saga va a serme eterno. Y, siguiendo la moda, el tercer capítulo me lo van a partir en dos. La suerte no está desde luego de mi parte.


Tanto la pareja protagonista, en la que una Katniss Everdeen impersonal se va mostrando tal y como es, y un Peeta Mellark (Ay, cuantas bromas hice yo este año con lo del Pan de Pita) menos televisivo pero que también comienza a aparecer en pantalla, me han parecido correctos. Ni quiero una cara fantástica, que ya está Primrose Everdeen (Aunque para eso me quedo con Johanna Mason, que es mas mi tipo de mujer), ni un Capitan América, que ya tenemos un Marvel... no, no voy a mencionar a Gale, que no sé por qué, pero todo lo que la gente me ha dicho este año que parecía insulso Peeta me lo transmite él. Sí, es una roca, sí es interesante visualmente, pero tiene la pasión de una lechuga, vamos. Solo me lo creo cuando se le iluminan los ojos con esa intensidad de "Si yo tuviera un martillo...", pero poco más. Todos los actores han estado en su sitio la mar de bién, caramba, me siento un poco conformista, pero es lo que hay. Mi personaje preferido de la saga, Haymitch Abernathy fabuloso, el mas odiado, Presidente Snow, terrible. Justo lo que pedía para no perder el interés.


En resumen, y como me dicen aquí al lado...  corto la palabrería y lo dejo en un "Me ha gustado". Y realmente la veré otra vez en pantalla grande. 


Einen Kommentar hinterlassen

Palomiteando con Retornados

17 de November, 2013 - Off Topic - Kommentar -

Retornados

 

Hoy tuve la oportunidad de ver la película Retornados. Llevaba tiempo detrás de ella, debo confesarlo. Unos amigos tuvieron la oportunidad de verla en Sitges y me la recomendaron mucho. Recuerdo que, cuando me la plantearon con esta premisa "La humanidad convive con los "retornados", gente de apariencia normal que ha sido infectada por un virus devastador. Sólo la inyección diaria de una proteína evita que se transformen en zombis" supe inmediatamente que desearía verla, pero que iba a ser un trago un poco duro de llevar.


La película en sí es una parábola. Sí es cierto que el tema de los zombies puede atraer miradas que, en un principio no iban a estar dispuestas a un tema tan peliagudo, pero lo cierto es que no hay historia mas vieja como lo que ocurre cuando una mayoría decide que una minoría es una causa de preocupación. Ha ocurrido siempre, ocurre ahora y volverá a hacerlo. Es pura naturaleza humana. También sé que puede ser un lastre. Los zombies son últimamente un fenómeno social que se está devorando a sí mismo. Esto puede crear el efecto contrario en personas que, un poco cansadas del tema, la dejen pasar por alto. Mi humilde opinión es que sería un error. La película es muy correcta, de producción nacional y está bastante bien resuelta para lo que se suele ver últimamente. Y el tema, el tema sobre todo, es para dedicarle una tarde.

 

La película en sí tiene un ritmo lento, que no sube de intensidad. Incluso la crudeza de algunas escenas no supera realmente los límites. No he percibido una sola variación de mi estado de ánimo, solo una profunda preocupación por el ser humano y lo sencillo que tiene descender a la barbarie cuando se le dá la mas mínima oportunidad. Recomiendo verla a quienes deseen profundizar un poco en la naturaleza de las relaciones personales en una situación extrema, los que deseen ver al más que una película de sangre y, por supuesto, a aquellos que, como yo, a veces miran por la ventana con una taza de te en la mano y se preguntan a donde lleva una sociedad que antepone sus deseos a sus necesidades. A menudo, cuando miro las luces de la ciudad tratando de comprender a las persona, acabo preguntándole "¿Que harías tu?" a mi propio reflejo en el cristal. Esta película expone mucho y duele de ver. Quizá no sea apta para todos los públicos, tengan la edad que tengan.

 

Me quedo con esa escena en la gasolinera en la que el protagonista, interpretado por Kris Holden-Ried, tiene que afrontar una realidad que siempre aparece disfrazada de normalidad y su relación con el personaje de Shawn Doyle. Después de la poética forma en la que embellece la compra de una guitarra, estas escenas son una bofetada en la cara que pone las cosas en su sitio hasta ese final tan macarra que aparece de vez en cuando y que te clava en el sitio.

 

Para que luego digan que no veo cine español aunque bueno, por el casting nadie lo diría!

 

Einen Kommentar hinterlassen

Palomiteando con Pacific Rim

20 de Juli, 2013 - Off Topic - Kommentar -

Cartel de Pacific Rim

 

Pacific Rim, Woooooah, ve a verla, man! 

 

Y, tras este desahogo, probablemente fruto de haber visto esta película... ¿cuantas? Tres o cuatro veces en 2D, creo y 1 en 3D. Sí, me merezco que Guillermo del Toro me saque en la segunda parte solo por lo que he gastado en Cine estos días!

 

Hay muchas clases de personas en este mundo, pero aquellos que adoramos a los robots gigantes nos hemos visto tan maltratados por el cine como los fans de superhéroes en la década de los 80. Venga ya, si es que no había ni una sola película que se tomase realmente en serio el fenómeno mecha. Era sangrante. Quizá, en su momento, Robot jox hizo un tímido intento de capturar este público, pero seamos sinceros, no hay nada en el mundo mas decepcionante que ver como una buena idea pasa de proyecto en proyecto sin ningún tipo de reconocimiento.


Sin embargo, hace un  par de veranos, Japón me sorprendió agradablemente con Space Battleship Yamato (Estrenada en mi cumpleaños encima), y pensé que el pais nipon se estaba poniendo las pilas y pronto vería Gundams y Valkirias o, y esto es ya algo sentimental, un Puños Fuera que mereciera la pena verse. Pero no, ha sido el Peter Jackson latino el que se ha desquitado de los años perdidos en la Tierra Media, ha llamado a sus colegas de la bolera, Ron Perlman y Santiago Segura, y se ha puesto manos a la obra en lo que es otro orgasmo friki que no había visto en pantalla grande desde Scott Pilgrim contra el mundo. Y como se dijo en ese momento: "Así se hace, hombre!!!"


¿Resultado? Menos mal que me han invitado un número considerable de veces a verla, porque si no, me hubiese gastado casi todo el presupuesto del verano en ver una y otra vez gigantescas máquinas de destrucción enfrentándose a los monstruos que nos acechan, como dice un agotado Stacker Pentecost en un momento en el que parecía que se iba a caer muerto, pero que saca energía de donde no la hay para dar un paso adelante y demostrar que las luchas mas importantes de este mundo se han de encarar con voluntad, coherencia y serenidad. Y mas le vale, porque él es la piedra sobre la que reposa el peso interpretativo de toda una película en la que, seamos justos, en ningún momento he ido a ver a nadie recitar el libreto, pero que sí está llena de frases totalmente inolvidables que remueven ese poso friki que siempre va a bullir por debajo de mi superficie.

 

Lo que me hace levantarme de la butaca y gritar SÍ!!! ya lo consiguen los robot solos.

 

Evidentemente, esta película NO la recomiendo. Sencillamente, porque si te va a gustar, si es tu rollo, si te va a molar... YA LA HAS VISTO.

 

Einen Kommentar hinterlassen

Palomiteando con Skyfall

14 de Juli, 2013 - Off Topic - Kommentar -

Cartel de Skyfall

 

 

Hace unos meses, la IMDB me publicó una crítica "Bond se hace real", sobre la película Skyfall. Hoy, con motivo de nuestra reposición privada vía proyector, cine de verano y tal, he pensado subirla al blog, espero que os sea de interés.

 

Desde que Daniel Craig se pusiese en la piel del agente 007, he sentido un renovado interés por la saga. James Bond siempre fué para mí Sean Connery, el hombre inquieto dentro de un smoking que miraba a los ojos de personas de unos egos desproporcionados y les robaba las mujeres con una sonrisa burlona y dos frases hirientes en el momento adecuado.

 

Sin embargo, yo no acababa de casar con ese tipo de personaje. En mi mentalidad, un agente de un servicio secreto al que citan para decirle que en un lugar perdido del mundo, no se sabe cual, alguien, no se sabe quien, había hecho algo, no se sabe qué, sin tener ni idea de cuales puedan ser sus intenciones... necesitaba algo más que una lengua afilada y una mirada seductora. Daniel Craig ha traído a la saga músculo, pero no únicamente fibra, sino espíritu, empuje. Es el bulldog inglés de cara hecha a golpes que sabes que, si te muerde una pierna ya no la va a soltar hasta que te pares o te la arranque. Y no importa ni donde corras, ni cuanto dinero tengas ni lo que hayas deseado al levantarte por la mañana. Él te encontrará, te sacará a rastras de tu agujero y vas a quedarte mirando con cara de pasmo mientras tus planes se hacen añicos.

 

Dicho esto, la película de Skyfall venía precedida de una, a mi modo de ver, fascinante Casino Royale, donde un pedazo de piedra era modelado por la mano experta de una mujer que supo ver belleza en tanta energía desbocada. Me encantó, probablemente una de mis películas favoritas de 2006, pero aquejada de un terrible mal, y era que el malo, el MALO con mayúsculas de cualquier película de James Bond... No aparecía por ningún lado. Una imágen difusa, una sombra en la pared. Pero nada concreto.

 

Dicho MALO con mayúsculas fué presentado en la siguiente película, Quantum of Solace, terríblemente inconsistente y muy criticada. En mi opinión personal, herida de muerte por la huelga de guionistas. A su celebradísimo inicio que sucede inmediatamente al final de Casino Royale, le sigue una cacería por medio mundo en el cual no se sabe si James Bond está delante o detrás de la mira del arma. Me habría gustado mucho ver a donde llevaba esa historia de haber tenido la planificación adecuada.

 

Por el contrario, esta película, Skyfall es trepidante de principio a fin pero de un modo sutil. Por primera vez este Bond se enfrenta a un villano que está a su altura y, paradójicamente, no es un megalómano con aspiraciones mesiánicas o de dominación mundial. No, se enfrenta a la cara oscura de su propio trabajo. Esta vez, James Bond no tiene que salvar un mundo, sino a una única persona de alguien que es tan apasionado, preparado, incansable y despiadado como el mismo. Para mi, una de esas películas que hay que ver un par de veces. La primera para disfrutarla, y la otra para captar todos aquellos pequeños detalles impagables de "aniversario".

 

Una película de madurez en la que no únicamente hay disparos y diálogos ingeniosos, sino un choque de voluntades y puntos de vista al respecto del trabajo mas odioso del mundo. Porque, como bien queda reflefado en esta cinta, el trabajo de un espía es una constante asunción de las responsabilidades y consecuencias de todas y cada una de las decisiones que personas excepcionales se ven obligadas a tomar en situaciones excepcionales.

 

Cierra arcos, abre otros, Bond crece, madura y se hace real. Su mundo se acerca al nuestro de una forma dolorosa e hiriente, y sienta las bases de una saga que se tambaleó por los resultados de Quantum y la crisis de la MGM. Daniel Craig, acompañado de un abrumador Javier Bardem, la correctísima Judy Dench y las nuevas incorporaciones dan un resultado esperanzador en ese sentido. Ideal para una tarde completa en el cine pero no apta para todos los públicos. Fuera de la trama que me pareció tremendamente perturbadora y compleja, si me tengo que quedar con algo, el impacto visual de la fotografía de Roger Deakins (Jarhead) y la acertadísima elección del tema central, que ya es uno de mis imprescindibles en la fonoteca.

 

Einen Kommentar hinterlassen

Y mientras, hace un año...

01 de Juni, 2013 - Off Topic - Kommentar -

Liza Mellen y Marta Blanco se tiroteaban justo antes del Marbella Luxury Weekend 2012. ¡Menudo espectáculo dieron!

 

Incluso las pruebas de luz merecen un rato de diversión. ¿Si no, de qué sirve que nos pongamos tan guapos?

120601 210854 _89C3504 Take it easy! 5760 x 3840
120601 210954 _89C3507 Take it easy! 5760 x 3840
120601 211057 _89C3510 Take it easy! 5760 x 3840
Einen Kommentar hinterlassen